El último #Cinetflix , de hace ya varios días, lo dedicamos a películas inspiradas en personajes reales. Mi recomendada cuenta la historia de Ron Kovic, autor de las memorias que inspiraron a Oliver Stone a lanzarse a dirigir esta película, recientemente incluida en el catalogo de Netflix: Nacido el 4 de julio.

Stone estrenó en 1986 esa gran película sobre la guerra de Vietnam que es Platoon, se llevó 4 premios Oscar para la casa; se dio una vuelta por Wall Street en el 87; exploró el mundo de la radio con Talk Radio en el 88 y regresó a Vietnam con esta polémica película en el 89.


¿Por qué polémica? Porque sin duda, en su momento, se trató de otra manera de abordar la guerra. Stone se centra en Kovic, un joven idealista que, como tantos, en los 60s creyeron que su deber como patriota era ir a luchar a un país lejano. El director se toma el tiempo para presentar el personaje, sus sueños de convertirse en soldado, su ilusión, su moral cristiana, incluso su timidez y romanticismo. Al muchacho ilusionado que se va a la guerra lo conocemos bien. La guerra, claro, no es como se imagina, Stone, en tonos rojizos, sabe cómo mostrarla. Aquí es solo un paréntesis, uno rudo, lleno de desilusiones y horrores, pero que tendrá un fin. A casa hay que regresar pero ¿cómo y en qué condiciones?


A través de la experiencia personal del protagonista vemos la transformación de una persona, una familia y de un país. Kovic partió con la ilusión de ser un héroe pero a su regreso con el discurso pacifista ganando impulso entre la población se le percibe, más bien, como un monstruo, un paria. Sin duda este viaje personal íntimo y duro de Kovic no sería lo mismo sin la gran actuación de Tom Cruise. Física y mentalmente está a la altura de los cambios del personaje, hará creíbles sus alegrías y, sobre todo sus tormentos y desilusiones. Stone hace permanentes planos cerrados de la cara de Cruise que irá transformándose ante nuestros ojos, impresiona particularmente el brillo de su mirada.


En otro año seguro que se hubiera llevado el Oscar pero 1990 fue particularmente duro en competencia, se lo arrebató, el impresionante Daniel Day-Lewis con su papel en My left foot, por si fuera poco, Robin Wiliams, también estaba nominado por La sociedad de los poetas muertos.


La banda sonora, buenísima de principio a fin, incluye grandes éxitos que son el reflejo del espíritu de la época, ese que intentará descifra Kovic mientras intenta entender qué fue lo que le cambió y qué puede hacer ahora con esa vida que debe vivir y no entiende.
Entre los personajes secundarios está Willem Dafoe (guiño a su personaje de Platoon), uno más que se suma a la lista de ex combatientes desencantados que ya no cree en nada, ni en nadie. Otra cara del dolor de estos hombres que parecen ser un estorbo para todo el mundo.


Nacido el cuatro de julio es, finalmente, una película contra la guerra, claro, pero también una sobre alguien que tuvo que reconstruirse desde cero, cambiar su manera de pensar y encontrar nuevos motivos para vivir y luchar.

Diana Ospina Obando

Diana Ospina Obando

Escribir, leer, ver películas, viajar...¿me faltó algo?