rhidian brook

Este libro fue un regalo, uno de esos que se agradecen porque ponen en tus manos historias que, de otro modo, quizás no hubieras escogido.
El día que vendrá se centra en un suceso poco explorado: al finalizar la segunda guerra mundial , muchos ingleses llegaron a Alemania para trabajar en la reconstrucción de ese país. En territorio alemán ellos eran la autoridad, buscaban poner en evidencia a los que alguna vez fueron colaboradores del nazismo y, además, tomaron las casas de los ricos para instalarse.

La novela brinda un panorama sobre estos días de la posguerra cuando la mayoría sufría hambre y deambulaba entre los destrozos y cadáveres de los bombardeos que tuvieron lugar en los últimos meses de la guerra. Muchas preguntas están en el aire y se respira aún mucho dolor, incomprensión, por la nueva situación, y resentimiento por parte de los alemanes.

A partir de los recuerdos de su propio abuelo, Brook, elabora la historia del coronel Lewis Morgan a quien, tras participar en la guerra, le han cedido una amplia casa para instalarse con su familia en Hamburgo. Impresionado por el tamaño y riqueza cultural (obras de arte, libros) de su nuevo hogar, Morgan decide no hacer partir a su dueño original, el arquitecto Luber, que con estoicismo espera perderlo todo, y accede a que éste junto con su joven hija Frieda se queden en la casa ocupando, claro está, un espacio restringido.

Este acto de conmiseración es único en los alrededores y no es visto con buenos ojos por los demás ingleses y mucho menos por Rachael, la esposa del coronel, que detesta a los alemanes y todo lo que tenga que ver con ellos, tras perder a su hijo mayor durante un bombardeo y a su esposo, de otra manera, durante el tiempo que duró la guerra. La joven Frieda tampoco está a gusto con el acto bondadoso de Morgan, formada en las juventudes nazis, no está enseñada a la resignación o a aceptarse inferior a nadie, mucho menos acepta ser amable con quienes culpa del estado de pobreza de Alemania y de la muerte de su madre durante la guerra.

De una u otra manera, todos son victimas de la guerra y sus secuelas, las rabias, los rencores, el dolor adormecido que cada cual expresa o deja salir de la manera como lo cree conveniente son parte importante de la historia y un elemento de tensión permanente entre los habitantes de la casa. Sin embargo, la convivencia obligada no permitirá que ciertas cosa se queden simplemente estancadas y llevará a los protagonistas a aproximarse de maneras insospechadas y a buscar, finalmente, resanar las heridas abiertas.

Un libro sobre descubrir al otro, a ese que tememos u odiamos, y mirar el presente para poder comprender y superar el pasado que, al parecer, muy pronto será llevado al cine de la mano de Ridley Scott.

 

Diana Ospina Obando

Diana Ospina Obando

Escribir, leer, ver películas, viajar...¿me faltó algo?