El último #Cinetflix lo dedicamos a documentales sobre mujeres, mi recomendación fue uno duro, impactante y necesario que fue añadido recientemente a Netflix: For Sama.
Con su inclusión, además, son ya tres los documentales que estuvieron nominados al Oscar que pueden ver en esta plataforma (los otros son: American Factory y The Edge of democracy).
Waad Al-Kateab, la directora, es una joven llena de ideas y esperanzas cuando empieza a grabar con su celular las manifestaciones contra el régimen de Bashar al-Ásad en Alepo. Ella hace poco ha dejado la casa de sus padres y ve con esperanza el levantamiento de su pueblo. Del celular pasará a la cámara, siempre en su afán de registrarlo todo, dejar testimonio de lo que sucede en su ciudad, eso que nadie parece estar cubriendo ni contándole al mundo.
Durante cinco años grabará sin interrupción desde la calle y después más centrada en el hospital donde su esposo y quienes lo rodean luchan por salvar vidas mientras la muerte parece avanzar y tomarlo todo. Sin duda ahí, en ese retrato de la cotidianidad y sus múltiples facetas durante una guerra, está lo más impactante y demoledor de este documental, veremos el horror, claro, tangible y visible pero también cómo la vida se abre paso aún en los momentos difíciles, las risas que surgen después de un bombardeo, los amigos y los lazos fraternales que se forman en medio del dolor.
No puedo ni imaginar el inmenso trabajo de edición que debió ser organizar las numerosas horas de grabación, al parecer el primer corte que realizó la directora junto a Edward Watss era tan duro que decidieron volver a empezar.
La versión que vemos está construida como un intento de la directora por explicarle a Sama, su hija nacida en medio del conflicto, las decisiones de sus padres, sus valores y creencias, los mismos que los impulsaron a quedarse en Alepo a pesar de que la situación empeora cada vez más. El título ya lo dice, es un relato para Sama que termina por serlo para todos los que deseen comprender cómo viven los civiles una guerra porque son ellos, finalmente, los grandes protagonistas, mujeres, niños, hombres desesperados que son registrados por la cámara de Waad Al-Kateab. ¡Cuánto dolor, cuánto sufrimiento!
Pero no todo es oscuro, For Sama tiene también la facultad de mostrarnos luz en medio del horror, de recordamos los gestos de humanidad, la capacidad de entrega y solidaridad del ser humano y su increíble capacidad de resiliencia.
Imposible quedar indemne tras ver este documental. Son muchas las preguntas y los cuestionamientos que abre, sobre todo, claro ¿a dónde miran los ojos del mundo cuando atrocidades así están pasando?
Diana Ospina Obando

Diana Ospina Obando

Escribir, leer, ver películas, viajar...¿me faltó algo?