La semana pasada regresó #Cinetflix, tras tanto tiempo sin hacer recomendaciones hice una doble. La ocasión lo amerita porque en este momento Netflix brinda la posibilidad de acceder a dos documentales realizados por la joven e interesante directora brasilera Petra Costa: Elena (2012) y Al filo de la democracia (2019)


En el primero, Costa intenta acercarse a la historia de su hermana mayor, Elena. Indaga, pregunta, tienta, intentando reconstruir lo que vivió como niña junto a ella y lo que se pregunta, ahora, como adulta. El resultado es un viaje sentido y sensitivo en imágenes de archivo, casetes carta, entrevistas, grabaciones, que Costa intercala no solo para que podamos conocer a Elena sino también a quienes la rodean y el impacto que su vida tuvo en ellos.
Con dulzura pero sin temer develar los no dichos, las zonas oscuras, Costa ingresa en su propia historia familiar buscando encontrar su sitio, poniendo palabras donde no las había y haciéndonos partícipes de este homenaje catártico.


El 10 de octubre se celebrará el día de la salud mental y hace unas semanas tenía lugar el día de prevención del suicidio. Lo cierto es que aún muchos temas son vetados o poco tratados. Petra Costa, en Elena, logra, justamente, acercarse al abismo en donde otros se han perdido.

El segundo documental, Al filo de la democracia, estrenado hace poco, aborda los últimos años de la historia política de Brasil esos que han ocupado titulares, que si Lula esto, que si Dilma lo otro, que Bolsonaro dijo, y sobre los que creemos estar informados.

Costa, hija de padres militantes de izquierda aborda el tema sin negar nunca este punto de partida, sino, por el contrario utilizando su historia personal para conectarla con los convulsos movimientos políticos mientras busca, también, encontrar una explicación a lo que ocurre en medio del aparente caos.
Entrevistas inéditas (posibles gracias al pasado de sus padres) utilización de imágenes de archivos y grabaciones personales, lo utilizado en Elena se pone aquí en función de una nueva exploración en busca de respuesta. Costa, precisamente, no deja de cuestionarse.

Si Elena es pausada, se toma el tiempo, otorga silencios reflexivos, Al filo de la democracia es un viaje mucho más frenético e intenso en el que la directora no deja de exponernos a las distintas caras de una misma situación.
¿En qué consistió la operación Lava Jato? ¿Por qué fue destituida Dilma Rousseff? ¿En qué momento se fracturó la sociedad brasilera? Estas y muchas otras preguntas son abordadas en este documental de 2h que no se sienten pasar.

Intenso, inquietante, Al filo de la democracia consigue, al tiempo, que desentraña lo sucedido, que indaga, llenarnos de preguntas y, claro, hacernos reflexionar sobre qué de esta historia brasilera puede verse reflejado en nuestra, no menos interesante, realidad nacional.

 

 

Diana Ospina Obando

Diana Ospina Obando

Escribir, leer, ver películas, viajar...¿me faltó algo?