El #Cinetflix de hoy lo dedicamos a películas de ritmo frenético. Mi recomendada es una que nos mantiene en estado total de tensión durante sus 2 horas 15 de duración. Se trata de Uncut Gems traducida en Netflix como Diamantes en bruto.
Me parece imposible hablar de Uncut Gems, dirigida por los hermanos Safdie (Joshua y Benny), sin mencionar su anterior trabajo: Good Time (2017), comparten múltiples resonancias y parecidos. El más evidente: historias que suceden en NY protagonizadas por personajes de dudosa moral que buscan, en un margen de tiempo limitado, solucionar los embrollos que ellos mismos han creado mientras enfrentan múltiples obstáculos, peligros y amenazas.


Si en Good Time el peso de la historia recaía en Robert Pattinson, demostrando una vez más el gran actor que puede ser, en Uncut Gems el turno es para un sorpresivo Adam Sandler lejos de sus habituales personajes de comedia en los que mantiene, casi siempre, el mismo registro. Sandler es Howard Ratner, un vendedor de joyas y apostador que, como el personaje de Pattinson, es tóxico para sus más cercanos. Impulsivo, ambicioso,
su personalidad y complejas relaciones interpersonales se nos irán develando a medida que lo seguimos.

En el guion de los Safdie y Bronstein siempre está pasando algo, la música (ojo a la banda sonora) acentúa la tensión, las amenazas, malentendidos y desaciertos se acumulan.El rojo (violento) era el color de Good time, aquí el frío azul (como el de las joyas) es el que prima.

En la historia se hace referencia a las conexiones, todo está conectado entre sí y las decisiones tienen repercusiones que no podemos prever. La joya sin cortar y pulir que aparece desde el inicio y que se relaciona con el título de la película, es una metáfora del lugar al que llega y de lo que costó que así fuera. En este ambiente decadente los tesoros están ocultos bajo fachadas sin pulir. Nada es lo que parece.
No apta para cardíacos, Uncut Gems es una película intensa, angustiante, que perturba y atrapa. Perfecta para esta tanda de recomendaciones de historias con ritmo frenético.

Diana Ospina Obando

Diana Ospina Obando

Escribir, leer, ver películas, viajar...¿me faltó algo?