Hace ya unos días regresó Cinetflix, esta vez se lo dedicamos a los documentales, tras tan larga ausencia decidí hacer un 2×1, recomendando dos títulos centrados en la familia y, más precisamente, en sus secretos: A family Affair  (2015) y Tell me who I am (2019).

 

A family affair   es el resultado de la indagación que hace el director holandés Tom Fassaert por acercarse y entender la misteriosa figura de su abuela, Marianne Hertz, modelo y diva de los 50 que, ahora, con 95 años vive, lejos de todos, en Sudáfrica.
Su padre le ha advertido que es imposible saber realmente cómo es ella «siempre tiene una máscara.» El nieto, testarudo, acepta el desafío, se gana la confianza de su abuela y decide abrir el baúl de los recuerdos para reconstruir la historia que es, también, la de su padre y tío, marcados por el abandono de ella.

Impresionan los momentos de intimidad que consigue Fassaert mientras intenta capturar con su cámara a esta abuela inasible, que cautiva, siempre está seduciendo, y repele por partes iguales. Es un personaje que nunca deja de sorprender y que consigue desestabilizar al nieto
Por momentos sonreímos, en otros nos sentimos incómodos, abrumados, o conmovidos al presenciar las heridas que el comportamiento errático de esta mujer ha producido en otros.


La búsqueda de Fassaert abre diversas preguntas al espectador¿en una familia realmente llegamos a conocernos?
Quizás, a veces, no hay nada que entender de las relaciones familiares, hay que dejar todo atrás y simplemente continuar su camino.

Mi segundo recomendado indaga también sobre la familia, claro, pero ante todo nos hace pensar en la memoria, en el peso de los recuerdos. Los gemelos protagonistas, Alex y Marcus, vivieron una experiencia única, la cual narraron en un libro antes de particular en este documental.
El título (en español Dime quién soy) tiene que ver precisamente con el suceso que cambió sus vidas: a los 18 años, Alex tuvo un grave accidente que lo dejó amnésico, al único que reconoce es a Marcus, lo ha olvidado todo. Su hermano tiene las llaves de su pasado y será quién le contará quién es.


A Alex la amnesia le brinda nuevos ojos, todo es nuevo, fresco, pero depende de Marcus para saber qué ve. El documental parte de ese momento, una historia sobre la construcción de la identidad y el papel de los recuerdos en ella narrada por sus protagonistas
Sin embargo, este es solo el punto de partida, Marcus decide obviarle a Alex el relato de ciertos sucesos que vivieron para evitarle sufrimiento. En ese punto el documental entrará en otra fase y en ese sentido dialoga bien con A family affair, ¿qué secretos oscuros se guardan en la familia y cuánto nos afectan aunque los ignoremos?

Sorprende y conmueve que Alex y Marcus aceptaran ser grabados en momentos de suma intensidad mientras indagan y buscan entender si es mejor o no develar todos los misterios. ¿Acaso lo que no se nombra deja de existir? ¿Si no lo recuerdo, no pasó?

Dos documentales que no dudan en diseccionar la idea de familia, en sus lados más oscuros y perturbadores, cuando puede convertirse en el lugar donde más nos lastiman. Interesantes, íntimos… se quedan en la cabeza durante varios días.

Diana Ospina Obando

Diana Ospina Obando

Escribir, leer, ver películas, viajar...¿me faltó algo?